domingo, 3 de octubre de 2010

¿Qué es la Cartografía?

La Cartografía es una de las ciencias más antiguas que existen, casi tan antigua como la mismísima civilización humana. Sin embargo, casi siempre que alguien me pregunta en qué trabajo y le digo que soy cartógrafo me preguntan ¿Qué es eso? Ahora quiero compartir con ustedes un poquito de mi hermosa carrera.



Más que una ciencia desde sus orígenes la Cartografía fue considerada un arte y hoy lo sigue siendo. De hecho un diccionario la define como "el arte de representar gráficamente el terreno en un plano denominado mapa". Pero desde los primeros mapas que se hicieron cuando todavía ni siquiera el papel y la escritura se habían inventado y hasta los mapas que por satélites hoy nos guían desde una pantalla digital de plasma en nuestro coche ha llovido mucho y este concepto de Cartografía ya no se ajusta tanto a la realidad como cuando este diccionario fue escrito.

El hombre siempre sintió curiosidad por conocer lo que le rodeaba, descubrir y explorar otras tierras disfrutando de la hermosa naturaleza y dibujando lo que encontraba se aseguraba de hallar el camino para volver. De hecho hoy seguimos pensando igual, de ahí que el turismo sea una de las industrias que más dinero mueve en el mundo y por ende una inagotable fuente de trabajo para los cartógrafos. La escena más común de cualquier ciudad del mundo, ya sea Roma, o Pekín, La Habana o El Cairo, Nueva York o Estocolmo es ver a un grupo de turistas con un mapa en la mano mirando los edificios de la ciudad.


Pero el hombre no sólo usó los mapas para orientarse. Tan temprano como se dio cuenta que la Tierra no era infinita, comenzó a posesionarse de pedazos de tierra que consideraba suyos a los que se llamó parcelas; así surgió el Catastro y con el los primeros mapas de propiedades y que de los cuales ningún país puede hoy prescindir para poder garantizar su desarrollo. Pero el hombre no tardaría en descubrir que la tierra poseía muchas riquezas y ya no se conformó con una parcela, su afán de grandeza lo llevó a crear feudos y haciendas, reinos y países, que al igual que las parcelas cambiaban en el transcurso del tiempo sus límites colocando al mundo en una imperiosa necesidad de cartógrafos.

Con el tiempo los mapas se pusieron tan de moda que ya de cualquier cosa se hacía un mapa, podían verse de Historia reflejando hechos ocurridos o resultado de guerras, mapas topográficos como espejo vivo del terreno y su contenido, geológicos que iban más adentro de la superficie terrestre y radiografiaban sus rocas y recursos minerales y hasta cósmicos donde se cartografiaba La Luna o cualquier cuerpo se celeste que posara ante el telescopio de un observador.


Así surgió la Geografía, hija menor de la Cartografía que se iba a ocupar de manejar los mapas y su información porque ya la Cartografía, ni siquiera se daba abasto para crearlos. Surgieron la Geodesia, la Topografía, la Fotogrametría, la Agrimensura y no se sabe cuántas materias que le ayudaban a crear unos mapas cada vez más perfectos.

El tiempo siguió pasando y de la mano de sucesos como el descubrimiento del nuevo mundo por Cristóbal Colón, El viaje de circunvalación de la Tierra por Magallanes y El Cano o el primer vuelo al cosmos de Yuri Gagarin, la Cartografía tomó una nueva dimensión.

También los hombres se fueron haciendo cada vez más, todo el mundo necesitaba un mapa, ya fuera para navegar, para viajar, para trabajar o simplemente para saber. Cada escuela necesitaría un mapa, un atlas, un globo terráqueo. No todos los escolares podían ir a Italia, pero gracias a la Cartografía, ya todos sabían que tenía forma de bota. Cada país tomó una imagen y nuestro planeta que durante siglos nadie supo que forma tenía paso a ser la imagen más conocida de la Historia gracias a la Cartografía.


Hoy existen más mapas que personas sobre la Tierra. Muchos se preguntan si no está todo ya dibujado y ¿para qué se necesitan los cartógrafos hoy? Lamentablemente una estadística cuenta que más de la mitad de la población de la Tierra, nunca ha tenido un mapa en sus manos y muchos que lo han tenido ni siquiera lo pueden entender. Tal vez no sería mala idea enviar misioneros cartógrafos a las partes pobres de la Tierra llevando un pan en una mano y mapa en la otra. Pero no hay tantos cartógrafos.

Y es curioso, incluso en el mundo rico donde todos saben lo que es un mapa, no todos saben lo que es la Cartografía. Una estadística mostró que de mil personas a las que se les preguntó que era la Arquitectura contestaron correctamente el 90 %, la Arqueología el 60%, la Paleontología el 40 % y la Cartografía solo la conocían un 30 % de los entrevistados. Tranquiliza saber que la Homeopatía y la Gerontología la conocían solo el 10 %, mientras que ninguno de los encuestados supo decir correctamente que era la Histología.

Pero esta no es la mayor causa que hace a los cartógrafos tener una fuente inagotable de trabajo, sino que el mundo está en constante cambio, para construir se necesita un mapa y una vez construido ya el mapa de ese lugar es viejo y hay que hacerlo de nuevo. Los mapas al igual que las personas envejecen, se dejan de ser actuales y hay una constante necesidad de ellos. Más de la mitad de los cartógrafos que existen hoy trabajan en los servicios de Catastro actualizando con un mapa a quien corresponde legalmente cada centímetro de tierra. Es un trabajo sin final.

Los primeros mapas fueron manuscritos, luego con el desarrollo de la industria llego la producción en serie con ayuda de engorrosísimos procesos donde participaban muchas personas, desde que se dibujaba el original de compilación en cartulina con plumillas, tinta y acuarelas, pasando por copias que se hacía a este para después grabarlo en plástico y pasarlo a planchas de zinc para la impresión podían pasar meses. Cada error detectado en el camino podía hacer repetir procesos completos antes de que un producto terminado pudiera ser vendido. El costo de producción era enorme lo que se reflejaba en la factura  del comprador.

Durante años tener un mapa impreso en las manos fue un lujo y un privilegio al alcance de unos pocos cuyo bolsillo se lo permitía. Conozco de un poblado donde un mismo "Mapamundi" viajaba de aula en aula y de escuela en escuela para que los alumnos pudieran dar su clase de Geografía.

Felizmente la llegada de la computación revolucionó para siempre el mundo de la Cartografía. Hoy, un ingeniero cartógrafo hace su mapa en el ordenador y lo envía por Internet a la imprenta para su impresión. Algunas empresas poseen impresoras y fotocopiadoras a color de casi cualquier formato y ni siquiera necesitan de una imprenta para sus mapas. En Internet se puede hallar gratuitamente cualquier mapa de cualquier cosa y en cualquier idioma y la Cartografía sigue estando detrás de todo esto.

Pero el mayor cambio que ha experimentado la Cartografía en toda su historia fue el surgimiento de GIS que significa Sistema de Información Geográfico.  Gracias a GIS que es como una biblioteca digital donde se guarda en diferentes bases de datos toda la información geográfica del mundo, y gracias a un fabuloso programa de ordenador,  hoy podemos conformar un mapa a nuestro gusto o con los componentes que un cliente ha solicitado.

Un ayuntamiento quiere un mapa de una ciudad determinada donde solo salgan la línea costera, las calles con doble sentido de circulación con sus nombres, las edificaciones mayores de 5 pisos,  las cabinas telefónicas y los paraderos donde para más de una ruta de autobús, Una empresa turística quiere un mapa de un archipiélago donde aparezcan solo las islas mayores de 1 kilómetro. Una constructora desea un mapa con toda la información geológica, las curvas de nivel con sus alturas y la red de alcantarillado, electricidad y calefacción públicas. Es solo elegir de la base de datos y pegar en el mapa.

Pero ahí no termina esta maravilla, si abrimos un mapa en GIS y tocamos con la tecla derecha del ratón sobre un río, podemos ver una tabla con su nombre, su profundidad en ese punto, su longitud y anchura, podemos buscar información sobre absolutamente todo lo que el mapa contiene, desde la proyección cartográfica de la red, la altura de una casa, si fue medida en el campo o digitalizada desde una foto aérea  incluso quien vive en ella, y hasta quien la dibujó, que día y a que hora.

Pero hoy los mapas no sólo son de papel, los hay también digitales para su uso en la computadora y la mayoría de los productores de coches modernos los incluyen en el GPS de su sistema de navegación. Mi trabajo consiste en mantener actualizados estos mapas y en hacer realidad el sueño del sistema de navegación europeo Galileo.



Un sistema que sirve para guiarnos mientras descubrimos nuevos sitios, aquel deseo innato que dio origen a esta impresionante ciencia.  O arte, ya que nunca dejó de serlo y tal y como la conocemos hoy, nadie habría podido imaginar que la Cartografía es una de las ciencias más antiguas que existen, casi tan antigua como la mismísima civilización humana.    

¿Te ha gustado mi blog? ¡Unete a el arriba donde dice seguir!                            

¿Quieres seguir aprendiendo de esta maravillosa carrera?, te invitamos a ver el canal educativo de la Tñotv:


1 comentario:

  1. Hola buen amigo.

    Te felicito y agradezco la disposición por compartir tu conocimiento.

    En lo personal me gusta y llama la atención el tema. Como lo mencionas, me divierto y fantaseo con recorrer el mundo cuando tengo un mapa enfrente. Pero dentro de esas fantasías llega la pregunta de ¿cómo se logra tener la imagen del contorno, dimensiones y posición de los continentes, sus países, islas y demás componentes del contorno terrestre? ¿En alguno de tus publicaciones lo explicas? ¿Podría tener acceso a ello?
    Te reitero mi agradecimiento.

    Atentamente

    José Luis García Flores
    México, D. F.
    jluisgarcif@yahoo.com.mx

    ResponderEliminar